Conflictos de pareja, problemas sexuales y maltrato.


Nuestro compañero/a es aquella persona que por el echo de haber volcado en ella nuestros afectos es quien más nos puede mover nuestros propios miedos, creencias, complejos, inseguridades, hostilidades… También es la persona con quien más convivimos o nos relacionamos así que es quien mayor número de probabilidades tiene de activar en nosotros emociones de placer y de dolor. Todo lo «bello» y todo lo «malo» que vemos en el otro está en nosotros, es lo que llamamos reflejo o espejo.

Así, cada conflicto que sale en la pareja o con alguien nos da la posibilidad de autoconocernos, de analizarnos, cuestionarnos, para crecer, evolucionar. El común de los mortales ve las crisis como algo negativo de lo que hay que huir, de lo que es preferible no hablar. Esto no es así en el ámbito terapéutico, las crisis vienen para morir a un tipo de relación o patrón de conducta y trascender, es como pasar de pantalla de la «game boy».

Podríamos diferenciar dos tipos de relaciones, con tendencia hacia lo sano y con tendencia hacia lo tóxico.

En las relaciones con tendencia hacia lo sano, la presencia del amor está presente pero pueden tener ciertas dificultades individuales a la hora de negociar, expresar, gestionar algunas situaciones, emociones, debido a patrones aprendidos en la infancia y que no han podido trascender pero en donde se aprecia y se respira el amor, el respeto y el deseo de compartir el camino juntos, en pareja.

Y hay relaciones llamémoslas de maltrato o tóxicas, en donde solo prima el bien individual. Por lo general uno de los miembros o ambos está o se siente anulado y la relación se basa en la dominación/sumisión y no hay presencia de amor si no de carencia, reclamo. El maltrato puede ser activo o pasivo, a través de mentiras, manipulaciones, abusos de poder, etc. Este tipo de relaciones requieren de proceso profundo pues hay mucho dolor detrás de estas defensas y haciendo terapia pueden llegar a la conclusión de que lo mejor es separar sus caminos o bien hacer un proceso de transformación, enfrentarse a los miedos del ego y evolucionar como individuos y como pareja..

Ofrezco tres líneas de posible trabajo personal: individual, en pareja o grupal.

El espacio individual: es un lugar íntimo, privado, de exclusiva confidencialidad conmigo. Vienen personas que pudiendo estar con pareja vienen solas, bien porque son conscientes de que el conflicto es suyo y no de la pareja, o porque su compañero/a no quiere venir a terapia y est@s optan por trabajar los conflictos ellos solos, pues cuando uno cambia, inevitablemente lo hace también el otro por la ley de atracción. 

La terapia de pareja: no hay un standard, por lo general suelo recibir a las dos personas a la vez, pero hay excepciones, según necesidades, cada persona tiene su espacio para hablar y luego en función de como ha ido propongo distintas prácticas.

Encuentros grupales: Es un espacio abierto para parejas y también personas que vienen solas. Trabajamos en la toma de conciencia del maltrato activo o pasivo pues muchas vecemos no somos conscientes y aprender a detectarlo es clave. Trabajamos con la comunicación íntima y asertiva, la mirada, el contacto, poner el foco en las relaciones conscientes y salir del patrón relaciones románticas. La finalidad de estos grupos es crear una red de hermandad, de apoyo y de intimidad con el grupo. Para acceder al grupo es necesario tener una cita previa conmigo para valorar la posibilidad de entrar o no en los grupos ya existentes o esperar a la creación de uno nuevo.

Los problemas sexuales (anorgasmia, disfunción eréctil parcial o total, eyaculación precoz o retardada, adicciones, perversiones, …) las trato de forma individual por lo general, aunque siempre hay excepciones.

Puedes tener más información sobre sexualidad consciente haciendo click aquí: https://estherfarga.com/2013/09/08/sexualidad-consciente/ . Disponéis de más artículos relacionados dentro del menú BLOG ACTIVO

¿Cuáles son los problemas principales por los que acude una pareja al centro?

  • Falta de comunicación (a un nivel íntimo, emocional
  • Adicciones de uno de los miembros: drogas, alcohol, sexo, servidoras de sexo, pornografía, juego, compras, etc.
  • Infidelidad
  • Problemas por diferencia de edad
  • Conflictos derivados de la sexualidad 
  • Celos, desconfianza, …
  • Falta de amor y de deseo
  • Depresión o enfermedad de alguno de los miembros
  • Maltrato
  • Otros

Puedes contactar directamente conmigo y solicitar información…

Más información en: efarga@centreapcigirona.com o llamando al teléfono 636.144.222.